Cómo crear niños NO lectores. Puntos a evitar en la promoción de la lectura

 

Todos sabemos lo difícil que resulta a veces conseguir despertar el interés de los niños por la lectura. Mucho más fácil, por desgracia, es conseguir el efecto contrario: que los libros sean vistos como objetos aburridos a los que es mejor no acercarse.

Por eso, en Cuento a la Vista os damos unos puntos a evitar en la promoción de la lectura. Acciones que, no solo no ayudarán a que nuestros hijos se conviertan en lectores, sino que entorpecerán el proceso, llevándolo quizá a un punto de no retorno.


  1. LIBRO VERSUS TELE
No debemos convertir a la televisión en el enemigo acérrimo de la lectura. Uno y otro se complementan y el niño debe tener tiempo para hacer ambas actividades si así lo desea. Es importante controlar lo que ven en la tele y el tiempo que dedican a ello, pero sin olvidar que la televisión también ayuda a enriquecer a nuestros pequeños. Además, si nuestros hijos perciben que les estamos negando una distracción, la televisión, para imponer otra, los libros, esta última no será vista como tal, sino como una especie de castigo que no ayudará en nada a fomentar el amor por los libros.
  1. CENSURAR GÉNEROS
No siempre nuestros gustos coincidirán con los de nuestros hijos. Pero eso no significa que debamos juzgarlos. Un caso común es el de los cómics. Muchos padres consideran que estas lecturas no aportan nada y que el tiempo que sus hijos dedican a los cómics no lo están dedicando a leer “literatura de verdad”. Este planteamiento es un grave error, no solo porque los tebeos son la mejor puerta de entrada al mundo de la literatura, sino porque al impedir al niño hacer algo con lo que disfruta, dejará de identificar lectura con entretenimiento y se alejara de los libros. 
  1. HAZ LO QUE YO DIGO PERO NO LO QUE YO HAGO
Ya lo decía el eslogan del ministerio: si tú lees, ellos leerán. Los padres somos el modelo a seguir por nuestros hijos y por eso debemos dar ejemplo. No podemos insistir a los pequeños con respecto a los libros y luego negarnos a leerles un cuento antes de dormir. Hay que buscar tiempo para compartir la lectura con nuestros hijos y para convertir esto en un momento de intimidad que nos acerque a ellos.
  1. IMPONER LIBROS
Si a nuestro hijo no le gustan ciertos libros, no les obliguemos a que los lean. Hay tantos títulos que es absurdo empeñarnos en que haga lecturas que no le satisfagan. Ya volverán a ellas más adelante si así lo creen. Cada lectura tiene su momento y un libro, leído en una época inadecuada puede conseguir alejar de la lectura a los pequeños. Ten en cuenta que la biblioteca de nuestros hijos debemos crearla con ellos, porque no servirá de nada ofrecerle solo libros que no despierten su interés. Hay que conocer a nuestro hijo, sus gustos y aceptar y apoyar sus lecturas favoritas.
  1. EL LIBRO COMO AMENAZA
Las lecturas obligatorias dejémoslas para la escuela. En casa el libro tiene que ser un objeto que atraiga, que apetezca y divierta. No hay nada peor que obligar a un niño a que lea, sin interrupción, de una hora a otra. Sugerir, convencer, animar pero nunca obligar, ni mucho menos amenazar con un castigo en caso de que no se lea. Si lo hacemos habremos creado inmediatamente un no lector.

http://www.facebook.com/plugins/like.php?href=http%3A%2F%2Fwww.cuentoalavista.com%2F2010%2F11%2Fcomo-crear-ninos-no-lectores-puntos.html&layout=standard&show_faces=true&width=450&action=like&colorscheme=light&height=80

Anuncios

3 comentarios en “Cómo crear niños NO lectores. Puntos a evitar en la promoción de la lectura

  1. Anónimo dijo:

    Me identifico completamente con los puntos dados para no crear un NO LECTOR.
    Yo pienso que en todas las edades hay que leer por placer y si un libro no te gusta dejarlo, si enseñamos a nuestros hijos ir a la cama con un libro bajo el brazo mejor, primero ese libro se lo leerán los padres y cuando el aprenda a leer serán ellos solitos y sin darnos cuenta tendremos creado UN BUEN LECTOR.

    Me gusta

  2. Carmen dijo:

    Totalmente de acuerdo con el comentario y con el artículo. Con mi hijo mayor me empeñé en que leyera y no me salió muy bien la jugada. Luego volvió a los libros, cuando fue él quien lo decidió libremente. Está claro si les obligamos a ello lo que conseguimos es que le cojan manía.

    Lo mejor es sugerirles, provocarles, animarles, dar ejemplo y dejar que ellos sean los que quieran acercarse a los libros y una vez dentro, apoyarles y animarles a que sigan.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s