Hugo’s Training Wheels


Texto por María Bautista
Traducción por Dani Moore
Ilustración por Raquel Blázquez


Hugo was already older. Or so he felt, much older. So he did not understand why his parents refused to buy him a real bicycle. Not a tricycle like the one he had, but rather an authentic cyclist’s bicycle, with which one day he will become champion of the Tour de France. He insisted so much and wished for it so much that, finally, on his birthday, his parents gave him a lovely bicycle.

– I love it!! Can we go to the park to try it out?


But what Hugo did not know was that riding a bicycle was much more complicated than he had thought. And, that his mother would have to help him the whole morning. 

– I am holding you Hugo. Pedal!

And that was a marvelous feeling. You see, Mom could not hold on the whole time. It was not very practical if he wanted to become a cyclist. Where had he seen a Tour de France where the moms were running behind the athletes? So when everyone thought Hugo was already able to ride alone, they let him go and BOOM! Hugo crashed so hard he even broke a tooth (thank goodness it was a baby tooth, which was about to fall out). 

After that fall, Hugo wanted nothing to do with the bicycle. That machine was devilish and horrible and the cyclists of the Tour de France were crazy people that risked their lives on that dangerous device. Until one day, Dad arrived home with a new gift: training wheels for the bicycle. 

– With these you will never fall! You will see.

Hugo fearfully tried that new invention and noted with joy that, now, he could pedal without losing balance. From then on, Hugo went everywhere with the bicycle: to buy bread (although the bakery was just around the corner), to school (although the school was at the end of his street) and above all, to the park. 

In the park there were no cars, so Hugo could ride at his leisure. He rode up and down the slopes so fast that he felt like a pilot about to take off, or a cyclist about to win a stage. All around him, the kids with new bikes tried to learn to ride without training wheels and fell helplessly to the ground. Hugo, upon seeing them fall, laughed at them and passed by them very fast and happy with his green bicycle, his training wheels and his feeling as champion of the Tour. 

But with time, all those kids that fell on their bicycles without training wheels were learning how to ride their bike alone, and with their two wheels were much faster than Hugo and his four wheels.

– Hugo, are you sure that you do not want to try again without training wheels? –his mother asked him one day upon seeing him watch the rest of the kids seriously. 
– No! I am very good as I am. I will wait for you at the bottom, Mom.

And upon saying so, Hugo dropped down the slope. Why did he want to ride a normal bike? He did not want to lose balance and hurt himself. Further, he also could go very fast and win the Tour with his training wheels. To demonstrate this, Hugo began to pedal with such force that he felt how the wind ruffled his bangs sticking out of his helmet. It was an incredible feeling! It felt so good that, without realizing, he closed his eyes for an instant and got carried away, until a sharp yelp surprised him so much that he almost collided with a tree. But upon trying to dodge it, he fell noisily to the ground.

The boy brought his hand to his knee and saw that he had a small wound and felt like crying. But, Mom would not hear him cry, so he decided to resist the urge and get up as if nothing had happened. 

But something had happened. Tons of bad tempered squirrels were staring at him. 

– Savage! You almost ran over one of our friends.

Hugo could not believe what he was seeing: A squirrel that talked!

– What were you thinking?! Closing your eyes when you ride a bicycle!
– And riding so fast! At that speed it is lucky that you did not crush your head.
– Of course, it was because you are wearing a helmet! But our friend does not have a helmet; what if you caught her…

For a moment, Hugo forgot how amazing it was that there were talking squirrels and he felt very, very embarrassed. Upon noticing that, a squirrel, the only one with gray hair, felt a bit sorry for Hugo and began to defend him: 

– Leave him alone. He is only a small boy. Look, he even has training wheels on his bicycle!

Far from relieving him, that comment bothered Hugo a lot. He was already older! And besides, what would those squirrels know about bicycles?

– Well yes, I have training wheels, but that is so I do not fall. 
– But you didn’t think you could win any race with those tiny wheels, did you? Besides, who said that you could not fall with them? You just fell! – another squirrel laughed loudly. 

Hugo thought for a moment, so ashamed, that the gray squirrel again pitied him. 

– If you are so embarrassed to ride with training wheels, why don’t you take them off?
– Because without them I do not know how to ride. I fall all the time and I don’t like that. 
– Of course, no one likes to fall, but sometimes there is no choice. Look at us. We climb the trees and we jump from branch to branch and rarely do we fall. But it was not always so. When we were small and inexperienced, we fell all the time. But, we did not throw in the towel. If we had done that…now we would only climb bushes. What a bummer!

Hugo realized that those squirrels were right. As much as he feared falling again, he had to learn to ride the bike (especially if he wanted to be the winner of the Tour). 

– But… don’t leave! 

In that moment, Hugo discovered that his mother was coming. 

– Hugo, are you okay? With who have you been talking?

The little boy was about to tell her that it was with the squirrels, but then he thought for a moment. Would Mom believe him even if he told her? At the end of the day…. adults never believe those things! So instead of explaining what had happened, he simply told her: 

– Listen, Mom…Do you think Dad will want to take off the training wheels?


Si quieres leer el cuento original, pincha aquí.

Avistamos cuentos: Lola se embala y otros cuentos terribles


Por María Bautista
 
Lola se embala y otros cuentos terribles
Autor: Wilfred von Bredow
Ilustrador: Anke Kuhl
Traductora: Marisa Delgado
Editorial: Takatuka
Encuadernación: 22×26,7
Formato: Cartoné
ISBN:  978-84-92696-92-5
A partir de 7 años
32 páginas
PVP: 15 €

Desde la portada de este libro una niña con cara de pilla subida a una bicicleta arrasa con un pobre gato que pasa por ahí. Guíada por mi obsesión hacia las bicicletas, me he interesado por este libro para darme cuenta de que la gamberra portada, solo es una pequeña muestra de lo que encontraremos dentro. 

Lola se embala y otros terribles cuentos es un libro que lleva al extremo todas las advertencias que padres y adultos se encargan de repetir hasta la saciedad, esas cosas que podrían pasar pero que nunca pasan. Hasta que llega este libro, sin finales edulcorantes, donde todo lo malo que uno imagina, y también lo que no imagina, ocurre.

Siete pequeños cuentos donde los niños no ponen freno a los temores de los padres y que a más de uno le harán llevarse las manos a la cabeza: la pequeña Lola con sus alocadas carreras en bicicleta, Enrique el terror del parque infantil, Lisa que no se quiere lavar los dientes o Lucas obsesionado con su televisión de plasma.

En Lola se embala y otros cuentos terribles, el humor es la nota dominante y el texto, escrito en una rima fácil, ágil y divertida, está repleto de guiños a nuestro yo más gamberro. Un libro para leer quitándose la etiqueta de lo políticamente correcto y dejándose llevar por el humor. Cuentos con un toque negro que harán las delicias de los pequeños más atrevidos y los mayores menos remilgados. 

Pero que no piensen los padres que este es un libro sin valores, o que maleduca a los pequeños, al contrario. Escrito e ilustrado por dos autores alemanes, el libro está inspirado en la tradición alemana de los Struwwelpeter, es decir, de las historias aleccionadoras que, reales como la vida misma, nos presentan la realidad sin tapujos.

Un favor a los Reyes

Texto de María Bautista
Ilustración de Raquel Blázquez

Había pasado un mes exacto desde la noche de Reyes y Emi seguía muy enfadada con sus Majestades de Oriente.

– Confía en ellos, Emi – le decía Mamá – ya verás cómo te devuelven tu bicicleta.

¿Por qué tenían los Reyes que devolverle la bicicleta a Emi? Pues muy sencillo, porque se la habían llevado. No es que Emi se hubiera portado mal todo el año y le hubieran quitado la bicicleta que le regalaron el año pasado, ¡qué va! Cierto es que Emi a veces era un poco traviesa, que de vez en cuando contaba alguna mentirijilla y que a veces le gustaba llevarle la contraria a Papá solo por fastidiar, pero la mayoría del tiempo Emi era una buena niña, que siempre tenía el cuarto ordenado, leía cuentos todas las noches y le gustaba jugar al baloncesto con los niños de la plazuela.

 
El problema no había sido ese. Si Emi hubiera sido mala los Reyes le habrían traído carbón y no una montaña de libros, un caleidoscopio, un paraguas con forma de rana, un balón de baloncesto y un montón de cosas más. El problema había sido otro.
Todo había empezado la misma mañana de reyes. Emi se había levantado muy temprano, había ido corriendo a despertar a su hermano Javi y juntos habían entrado en el salón.
– Fíjate, Javi, ¡hay un montón de regalos!
– Fíjate Emi, los Reyes se han comido las galletas que les dejamos.
– ¡Y tampoco está el agua que dejamos para los camellos!
Todos los regalos eran geniales, pero el que más ilusión le hizo a Emi fue el balón de baloncesto. ¡Por fin podría jugar con Nacho en las canchas del polideportivo! Estaba tan contenta que después de desayunar le pidió permiso a Mamá y Papá para poder ir a enseñarle a Nacho su balón y jugar con él.
– ¿Puedo ir con mi bicicleta?
– Claro, pero ¡ten cuidado!
Sin embargo, cuando Emi bajó a la calle y fue a buscar su bicicleta descubrió con horror que ¡había desaparecido! Lo primero que pensó es que se había equivocado y la había dejado en otro sito. Era tan despistada… Pero ni en la farola del jardín, ni junto a la fuente, ni siquiera en la señal junto al paso de cebra estaba su bicicleta.
– Mamá, mamá… ¡mi bicicleta ha desaparecido! ¡Alguien me la ha robado!
– ¡Cómo te la van a haber robado! Eso han sido los Reyes Magos…
¿Los Reyes Magos? ¿Qué tenían que ver ellos con el robo de su bicicleta? Emi no entendía nada…
– No pongas esa cara, Emi. Los Reyes Magos vienen montados en camellos desde muy lejos y tienen mucho trabajo por la noche. Lo que seguramente pasó es que algún camello estaba muerto de cansancio y cogieron tu bicicleta para sustituirle. Ya te lo devolverán un día de estos.
Emi miró a su madre con cara de incredulidad. Aquello no tenía ningún sentido. Para empezar, si algún rey había cambiado el camello por su bicicleta, aquel camello tenía que estar por alguna parte, y por más que Emi se asomó a la calle no vio camello alguno.
Pero como siempre, Mamá tenía una respuesta para todo.
– Ay Emi, ¡qué cosas tienes! ¿Cómo se van a dejar aquí abandonado su camello? Se lo habrán llevado de vuelta.
– Pero entonces, si ya no necesitan mi bicicleta, ¿por qué no me la han devuelto?
– Mira que eres impaciente, Emi. Los Reyes tienen que llegar hasta Oriente y con un camello viejo y cansado lo mismo se quedan a medio camino. Se habrán llevado tu bicicleta para poder sustituirle de vez en cuando. Y ya cuando hayan descansado lo suficiente, y el camello se haya recuperado del todo, vendrán a devolvértela.
Pero Emi seguía sin verlo claro, ¿para qué iban a coger su bicicleta, con lo pequeña que era, pudiendo haber cogido la de su padre, que estaba justo al lado y era mucho más grande?
– Pero Emi, parece mentira que no lo sepas. Los Reyes Magos siempre vienen acompañados de pajes, que suelen ser muy bajitos. Habrán cogido tu bicicleta para uno de esos pajes. Así que no se hable más. En vez de estar enfadada deberías estar muy pero que muy contenta de que los Reyes te hayan escogido a ti para que les hagas ese grandísimo favor. Seguro que el próximo año te lo recompensan con creces.
– Ya, eso es verdad… pero… ¡qué hago ahora yo sin mi bicicleta!
– Pues caminar, como todo el mundo. Y tener un poco de paciencia, seguro que un día de estos tu bicicleta vuelve.
Y desde aquel día, cada vez que Emi bajaba a la calle buscaba con impaciencia su bicicleta. Pero nunca estaba. Y así fue pasando un día, y otro y otro. ¡Hasta un mes! Y su bicicleta seguía sin aparecer.
– Los Reyes son unos ladrones – le decía muy enfadada a su amigo Nacho –Como no me devuelvan la bici antes de mi cumpleaños, el próximo año me hago de Papá Noel.
Pero su cumpleaños se acercaba y la bicicleta seguía sin aparecer. Hasta que la mañana de su cumpleaños a Emi le llegó una carta directamente desde Oriente. La carta, con una letra alargada y alguna falta de ortografía, decía lo siguiente:
Querida Emilia,
¡muchas gracias por prestarnos la bicicleta! Si no llega a ser por ti muchos niños se habrían quedado sin su regalo. Mi camello Fulanito está ya muy viejito y se negó a caminar más. Este año se jubila ya, ¡hay que dejar que los jóvenes camellos tengan su oportunidad! Pero con tu bicicleta fuimos a todas las casas en un periquete. Te preguntarás por qué no te hemos devuelto tu bicicleta todavía. La respuesta es sencilla: tanto trabajó tu bicicleta y tan largo era el viaje que teníamos que hacer que la pobre se ha quedado un poco destrozada. Así que hemos decidido regalarte una nueva y nos ha costado mucho tiempo decidir cuál era la bici perfecta para ti. Esperamos haber acertado y que te guste mucho.
Con mucho cariño: Melchor, Gaspar, Baltasar, el camello Fulanito y el paje Menganito 
Emi no podía creer lo que estaba leyendo. ¡Una bicicleta nueva! Así que bajó corriendo a comprobarlo y en efecto, ahí estaba. Una maravillosa bicicleta nueva, una bici casi, casi de persona mayor.
– ¡Te dije que los Reyes te lo recompensarían! – exclamó Mamá.

Pero Emi ya no la escuchaba. Había salido pitando con su bici nueva para enseñársela a su amigo Nacho.

Coloréame 36

 

 
¿Quieres leer el cuento para el que se dibujó esta ilustración? PINCHA AQUÍ

Si eres profe y utilizáis estos contenidos en el aula, nos encantaría que nos enviárais alguna foto del trabajo de los peques. Siempre nos hace ilusión ver lo que hacen los niños con nuestros Cuentos Y por supuesto a las mamás y papás, si vuestros pequeñajos pintan alguno de nuestros Coloréame, enviádnoslos para hacerles un hueco 😉

Podéis enviar vuestras fotos y dibujos al email: participa@cuentoalavista.com

Los ruedines de Hugo

Texto de María Bautista 
Ilustración de Raquel Blázquez 

Hugo ya era mayor. O él se sentía así, muy mayor. Por eso no entendía que sus padres no quisieran comprarle una bicicleta de verdad. No un triciclo como el que tenía, sino una auténtica bicicleta de ciclista con la que convertirse algún día en campeón del Tour de Francia. Tanto insistió y tanto la deseó, que por fin, el día de su cumpleaños, sus padres le regalaron una preciosa bicicleta.

– ¡¡Me encanta!! ¿Bajamos al parque a probarla?

Pero lo que no sabía Hugo es que eso de montar en bicicleta era mucho más complicado de lo que había pensado. Y eso a pesar de que su madre estuvo ayudándolo toda la mañana.

– Te estoy sujetando Hugo, ¡da pedales!

Y aquello era una sensación maravillosa. Lo que pasa es que Mamá no podía ir sujetándole todo el rato. No era muy práctico si quería convertirse en ciclista, ¿dónde se había visto un Tour de Francia donde las mamás fueran corriendo detrás de los deportistas? Así que cuando todos pensaron que Hugo ya era capaz de montar solo, le soltaron y ¡PUMBA! Hugo se pegó tal tortazo que hasta se le rompió un diente (menos mal que era un diente de leche, que estaba a punto de caerse).

Tras aquella caída, Hugo no quiso saber nada de la bicicleta. Aquella máquina era endemoniada y horrible y los ciclistas del Tour de Francia unos locos que arriesgaban su vida en aquel aparato peligrosísimo. Hasta que un día, Papá llegó a casa con un nuevo regalo: unos ruedines para la bicicleta.

– ¡Con esto no te caerás nunca! Ya verás.

Hugo probó con miedo aquel nuevo invento y comprobó con alegría que ahora sí podía dar pedales sin perder el equilibrio. Desde entonces, iba con ella a todas partes: a comprar el pan (aunque la panadería estuviera a la vuelta de la esquina), al cole (aunque el cole estuviera al final de su calle) y sobre todo, al parque.

En el parque no había coches, así que Hugo podía ir a su aire. Subía y bajaba las cuestas tan rápido que se sentía un aviador a punto de despegar, o un ciclista a punto de ganar una etapa. A su alrededor, los niños con bicis nuevas trataban de aprender a montar sin ruedines y se caían sin remedio al suelo. Hugo, al verles caer, se reía de ellos y pasaba a su lado veloz y feliz con su bicicleta verde, sus ruedines y su sensación de campeón del Tour.

Pero con el tiempo, todos aquellos niños que se caían en sus bicicletas sin ruedines fueron aprendiendo a montar solos y con sus dos ruedas eran mucho más rápidos que Hugo y sus cuatro ruedas.

– Hugo, ¿seguro que no quieres volver a intentarlo sin ruedines? – le preguntó un día su madre al verlo observar tan serio al resto de los niños.
– ¡No! Estoy muy bien así. Te espero abajo, Mamá.

Y al decirlo, Hugo se dejó caer por la cuesta. ¿Para qué quería montar en una bici normal? Él no quería perder el equilibrio y hacerse daño. Además, él también podía ir muy rápido y ganar el Tour con sus ruedines. Para demostrarlo, Hugo comenzó a pedalear con tanta fuerza que sintió como el viento le despeinaba el flequillo que se asomaba por su casco fosforito. ¡Era una sensación increíble! Tan bien se sentía, que sin darse cuenta cerró los ojos un instante y se dejó llevar, hasta que un gritito agudo le sorprendió tanto que a punto estuvo de chocarse con un árbol. Pero al tratar de evitarlo, cayó ruidosamente al suelo.

El niño se llevó la mano a la rodilla y vio que se había hecho una pequeña herida y tuvo ganas de llorar. Pero Mamá no le oiría por mucho que llorara así que decidió aguantarse las ganas y levantarse como si nada hubiera pasado.

Pero algo había pasado. Un montón de ardillas con cara de malas pulgas le miraban fijamente.

– ¡Salvaje! Casi atropellas a una de nuestras compañeras.

Hugo no podía creer lo que estaba viendo: ¡Una ardilla que le hablaba!

– ¡Es que a quién se le ocurre! ¡Cerrar los ojos cuando uno se monta en bicicleta!
– ¡Y encima tan rápido! A esa velocidad lo raro es que no te hayas aplastado la cabeza.
– Claro, ¡cómo lleva casco! Pero nuestra amiga no tiene casco, si la llegas a pillar…

Por un momento, Hugo se olvidó de lo sorprendente que era que unas ardillas le estuvieran hablando y se sintió muy pero que muy avergonzado. Al notarlo, una ardilla, la única que tenía el pelo gris, sintió un poco de lástima por él y comenzó a defenderlo:

– Déjadle en paz. Solo es un niño pequeño. Fijaros, ¡si hasta lleva ruedines en su bicicleta!

Lejos de aliviarle, aquel comentario molestó mucho a Hugo. ¡Si él ya era mayor! Y además, ¿qué sabrían aquellas ardillas impertinentes de bicicletas?

– Pues sí, llevo ruedines, pero es que así no me caigo.
– Pero tampoco pensarás ganar ninguna carrera con esas diminutas ruedas, ¿no? Además, ¿quién ha dicho que no puedes caerte con ellas? ¡¡Si acabas de caerte!!– se carcajeó ruidosamente otra ardilla.

Hugo se quedó pensativo un momento, tan avergonzado, que la ardilla gris volvió a compadecerse de él.

– Si tanta vergüenza te da ir con ruedines, ¿por qué no te los quitas?
– Porque sin ellos no sé montar. Me caigo todo el rato y no me gusta.
– Claro, a nadie le gusta caerse, pero a veces no hay más remedio. Míranos a nosotras. Trepamos a los árboles, saltamos de rama en rama y rara vez nos caemos. Pero no fue siempre así. Cuando éramos pequeñas e inexpertas nos caíamos todo el rato. Pero no tiramos la toalla. Si lo hubiéramos hecho… ahora solo podríamos subirnos a los arbustos. ¡Qué rollo!

Hugo se dio cuenta de que aquellas ardillas tenían razón. Por mucho miedo que le diera volver a caerse, tenía que aprender a montar en bicicleta (sobre todo si quería ser ganador del Tour). Y en esos pensamientos andaba Hugo cuando las ardillas, muy nerviosas, comenzaron a correr y a subirse a lo alto de los árboles.

– Pero… ¡no os vayáis!

En aquel momento, Hugo descubrió que venía su madre.

– Hugo, ¿estás bien? ¿con quién estabas hablando?

A punto estuvo el pequeño de decirle que con las ardillas, pero luego lo pensó un momento. ¿Le creería Mamá si se lo contaba? Al fin y al cabo… ¡los mayores nunca creían esas cosas! Así que en lugar de explicarle lo que había pasado, le dijo simplemente:

– Oye Mamá… ¿tú crees que Papá querrá quitarme los ruedines?

Avistamos cuento: Doña Eremita sobre ruedas

Por María Bautista

Doña Eremita sobre ruedas

Autor e Ilustrador: Quentin Blake 
Editorial: Ekaré
ISBN: 978-84-937767-7-0
32 páginas
Formato: 20 x 26 cm
Encuadernación cartoné
PVP. 11,70 €
A partir de 6 años 

Una bicicleta es mucho más que un medio de transporte. Es un lugar para vivir más de una aventura y por eso debe estar preparada para cualquier contratiempo. 

Eso es al menos lo que piensa doña Eremita, que en su paseo en bicicleta se da cuenta de que se le puede añadir muchas cosas a su vehículo para convertirlo en perfecto: una bocina sonora, un buen sillín para que su perro vaya cómodo, un paraguas (para ella y para su perro). 

Doña Eremita sobre ruedas es un divertido cuento que nos habla de la creatividad a la hora de buscar soluciones. La protagonista incansable de esta historia nunca cesa en su empeño de convertir su bicicleta en un vehículo increíble. 

Pero, ¿acaso no es increíble un vehículo que nos lleva rápido por la ciudad, nos ahorra dinero en gimnasio (¡y en gasolina!) y además no contamina? Y es que las bicicletas, como doña Eremita descubrirá hasta el final del cuento, son perfectas tal y como son y están diseñadas de una manera particular por un motivo muy concreto.

El autor británico Quentin Blake es uno de los clásicos modernos de la literatura infantil. Ganador del Hans Christian Andersen en 2002, en Doña Eremita sobre ruedas, como en todos sus textos e ilustraciones, nos presenta una historia repleta de surrealismo y humor, donde el ingenio de esta anciana ciclista hará reír a los más pequeños.