Manualidad | Calabazas para Halloween

Por Sara Blázquez

Halloween ya está aquí, y en Cuento a la vista creemos que una buena forma de celebrarlo es con un cuento y una manualidad. Como cuento os proponemos ¡¡Demasiados caramelos!!, y como manualidad os presentamos esta fantástica calabaza, ideal para decorar cualquier fiesta de Halloween.

Es muy sencilla, adaptable a cualquier edad, y necesitamos poquitos materiales:

–    Un calcetín de media.
–    Aguja e hilo.
–    Tijeras.
–    Algodón.
–    Témperas de colores y pincel.

1. En primer lugar hacemos un nudo pequeño justo en la punta de calcetín y metemos el algodón; lo apretamos, damos algo de forma y lo ajustamos con un nudo.

2. A continuación volvemos a pasar el relleno por el calcetín girándolo, para que así quede envuelto dos veces.

3. Hacemos un nudo en el extremo y cortamos lo que nos sobra, pero sin pasarnos, porque eso será el rabo de la calabaza.

4. Lo siguiente que tenemos que hacer en atravesar con hilo y aguja de arriba abajo, apretándolo bien para dar forma. Esto lo hacemos tantas veces como queramos.

5. Por último solo nos queda pintar nuestra calabaza y ponerle ojos y boca, nosotras hemos utilizado gomaeva. En lo que respecta al color… podéis escoger el color que más os guste (¡hay calabazas de muchos colores!).

Si queréis le podéis dar un poco de cola blanca al rabito para darle forma y… ¡listo!

Anuncios

The blue ball of yarn

Texto por María Bautista
Traducción por Dani Moore
Ilustración por Raquel Blázquez

<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:"Courier New"; panose-1:2 7 3 9 2 2 5 2 4 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 0 0 0 1 0;} @font-face {font-family:Wingdings; panose-1:5 0 0 0 0 0 0 0 0 0; mso-font-charset:2; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:0 268435456 0 0 -2147483648 0;} @font-face {font-family:"MS 明朝"; panose-1:0 0 0 0 0 0 0 0 0 0; mso-font-charset:128; mso-generic-font-family:roman; mso-font-format:other; mso-font-pitch:fixed; mso-font-signature:1 134676480 16 0 131072 0;} @font-face {font-family:"MS 明朝"; panose-1:0 0 0 0 0 0 0 0 0 0; mso-font-charset:128; mso-generic-font-family:roman; mso-font-format:other; mso-font-pitch:fixed; mso-font-signature:1 134676480 16 0 131072 0;} @font-face {font-family:Cambria; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 0 0 0 1 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:EN-US; mso-fareast-language:EN-US;} p.MsoListParagraph, li.MsoListParagraph, div.MsoListParagraph {mso-style-priority:34; mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:0cm; margin-left:36.0pt; margin-bottom:.0001pt; mso-add-space:auto; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:EN-US; mso-fareast-language:EN-US;} p.MsoListParagraphCxSpFirst, li.MsoListParagraphCxSpFirst, div.MsoListParagraphCxSpFirst {mso-style-priority:34; mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-type:export-only; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:0cm; margin-left:36.0pt; margin-bottom:.0001pt; mso-add-space:auto; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:EN-US; mso-fareast-language:EN-US;} p.MsoListParagraphCxSpMiddle, li.MsoListParagraphCxSpMiddle, div.MsoListParagraphCxSpMiddle {mso-style-priority:34; mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-type:export-only; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:0cm; margin-left:36.0pt; margin-bottom:.0001pt; mso-add-space:auto; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:EN-US; mso-fareast-language:EN-US;} p.MsoListParagraphCxSpLast, li.MsoListParagraphCxSpLast, div.MsoListParagraphCxSpLast {mso-style-priority:34; mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-type:export-only; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:0cm; margin-left:36.0pt; margin-bottom:.0001pt; mso-add-space:auto; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:EN-US; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:EN-US; mso-fareast-language:EN-US;} @page WordSection1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:72.0pt 90.0pt 72.0pt 90.0pt; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.WordSection1 {page:WordSection1;} /* List Definitions */ @list l0 {mso-list-id:343674532; mso-list-type:hybrid; mso-list-template-ids:-165090144 949131018 67698691 67698693 67698689 67698691 67698693 67698689 67698691 67698693;} @list l0:level1 {mso-level-number-format:bullet; mso-level-text:-; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt; font-family:Cambria; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi;} @list l0:level2 {mso-level-number-format:bullet; mso-level-text:o; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt; font-family:"Courier New";} @list l0:level3 {mso-level-number-format:bullet; mso-level-text:; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt; font-family:Wingdings;} @list l0:level4 {mso-level-number-format:bullet; mso-level-text:; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt; font-family:Symbol;} @list l0:level5 {mso-level-number-format:bullet; mso-level-text:o; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt; font-family:"Courier New";} @list l0:level6 {mso-level-number-format:bullet; mso-level-text:; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt; font-family:Wingdings;} @list l0:level7 {mso-level-number-format:bullet; mso-level-text:; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt; font-family:Symbol;} @list l0:level8 {mso-level-number-format:bullet; mso-level-text:o; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt; font-family:"Courier New";} @list l0:level9 {mso-level-number-format:bullet; mso-level-text:; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt; font-family:Wingdings;} @list l1 {mso-list-id:929702309; mso-list-type:hybrid; mso-list-template-ids:583335352 67698703 67698713 67698715 67698703 67698713 67698715 67698703 67698713 67698715;} @list l1:level1 {mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt;} @list l1:level2 {mso-level-number-format:alpha-lower; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt;} @list l1:level3 {mso-level-number-format:roman-lower; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:right; text-indent:-9.0pt;} @list l1:level4 {mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt;} @list l1:level5 {mso-level-number-format:alpha-lower; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt;} @list l1:level6 {mso-level-number-format:roman-lower; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:right; text-indent:-9.0pt;} @list l1:level7 {mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt;} @list l1:level8 {mso-level-number-format:alpha-lower; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:left; text-indent:-18.0pt;} @list l1:level9 {mso-level-number-format:roman-lower; mso-level-tab-stop:none; mso-level-number-position:right; text-indent:-9.0pt;} ol {margin-bottom:0cm;} ul {margin-bottom:0cm;}

The little Marilo walked hand in hand with her mom through the antique market in the city. Finally it was getting cold and Mom searched for an old wall clock like the one that was in her house when she was a child. Marilo carried in one hand a small umbrella and with the other clutched Mom tightly afraid to get lost in those hallways full of junk.

And it was so that to Marilo, the antique market was scary, with all of those odd old objects, full of dust and memories:

1. The cuckoo clocks, with those disturbing birds that awake at each hour.
2. The porcelain dolls, with those window-like eyes and the complexion as cold as the skin of the dead (or so Marilo thought that they would have skin like the dead, because see, she had never seen one).
3. The headboards with female figures with strange hairstyles.
4. The tables with a smell of dried wood and drawers in which no one know what you could find.

But all of a sudden, something in between all of those antique stands called her attention. It was a stall full of vivid colors.

– What is this? – Marilo asked an old wrinkled woman who weaved with two huge needles.
– They are scarves, colorful scarves. Don’t you think that this market is very gray?

Marilo agreed while she felt Mom’s hand pulling her away from there. The old wrinkled lady continued talking in her soft voice

– Do you want to try one on?

Marilo, enthusiastically began to rummage through those stupendous scarves of brilliant colors.

– This one!
– Blue is also my favorite color – exclaimed the old woman. – Try it on to see how it looks on you…

Marilo wrapped the blue scarf around her neck and then felt lightheaded. She closed her eyes trying not to fall and when they opened, the plaza where the antique market had been was completely empty.

– Where are you Mom? And the scarf lady? Where is everyone?

Marilo ran scared and turned down the first street that she found. Was it her imagination or did those houses appear monstrous with enormous doors – mouths that could devour her? She raised her umbrella as if it were a sword and tried to protect herself from those house-monsters.

– Back, back, don’t you come any closer, leave me alone!

But the door-mouths of those houses were becoming larger and larger, until a door slam-bite tucked her inside one of those houses.

Marilo tried to search for window-eyes to escape through, but soon she realized that she could not walk, something was pulling her from behind: the blue scarf that the old woman had given her was caught on the door knob-tongue.

– Stupid scarf! It’s all your fault…

So she pulled and pulled until the blue scarf was frayed, tangled in the door knob-tongue of that horrible house-monster. When Marilo was about to convert the scarf into a simple ball of yarn without any form, a shrill sound surprised her.

– Cliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiing!

The door-mouth opened suddenly and right next to her, Marilo saw two kids her age dressed as ghosts.

– Happy Halloween! Trick or Treat!

Marilo looked at her side and discovered that the house-monster had disappeared and in its place she found the comfortable living room of her house. Had she dreamt it all up?

Then she saw a blue ball of yard thrown about the floor.

Definitely, on Halloween even the strangest things can become reality…

¡¡Demasiados caramelos!!

Texto de María Bautista
Ilustración de Raquel Blázquez

Después de tantos caramelos, después de tantas historias de miedo, Halloween llegó a su fin y el pequeño león fue enviado a dormir.


¡A la cama! Que mañana hay escuela y toca aprender a cazar – ordenó Mamá con autoridad.

El pequeño león se metió en la cama a regañadientes, aunque una vez allí se dio cuenta de que estaba muy muy cansado. Así que cerró los ojos dispuesto a dormirse cuanto antes. Sin embargo, cuando ya empezaba a quedarse dormido, sintió un meneo en el cuerpo y un sonido escalofriante que le asustó.


¿Qué ha sido eso? – preguntó a la oscuridad el pequeño león.

Y la oscuridad, por supuesto, se mantuvo en silencio. El pequeño león miró a su alrededor con miedo. No distinguía nada, ni el cabecero de la

cama, ni la ventana de madera, ni su estantería llena de libros de animales.

Encenderé la luz y me daré cuenta de que no hay nada. ¡Es solo mi imaginación y todos esos cuentos de miedo de Halloween! Porque aquí no hay ningún monstruo. ¿Quién iba a atacar a un león tan valiente como yo? – exclamó en alto mientras sus enormes colmillos castañeaban de miedo.

Pero cuando encendió la pequeña lamparita que había junto a su cama, la bombilla hizo un extraño ruido y se apagó de nuevo. El pequeño león trató de encenderla una y otra vez, pero no había manera: se había roto.

¡Nunca se había roto esta lámpara! ¿Habrá sido casualidad o tendré la habitación llena de horripilantes seres?

Por un momento, el pequeño león tuvo la tentación de gritar en busca de ayuda. Seguro que si Mamá venía, todos esos fantasmas se irían corriendo al verla. ¡Anda que no daba miedo Mamá con sus enormes colmillos! Pero, ¿qué pensaría Mamá de su cachorro? Creería que era un león miedoso y que nunca podría llegar a ser rey. Así que, venciendo su miedo, el pequeño león se levantó de la cama y se acercó a la ventana.


Si consigo subir la persiana, entrará la luz de la luna y acabaré con esta oscuridad. Así me daré cuenta de que no hay ningún monstruo en la habitación. ¡La culpa la tiene mi imaginación y todos esos cuentos de miedo de Halloween!

El pequeño león caminó despacio por la habitación tratando de no chocar con los muebles. La oscuridad, tan silenciosa hasta entonces, comenzó a emitir extraños crujidos:


Solo son mis pasos de león, no hay fantasmas ni monstruos. ¡Soy yo! – pero por mucho que intentaba convencerse a sí mismo de que ahí no había nadie, el pequeño león estaba aterrorizado.

Tanto miedo tenía que cuando llegó a la ventana, dudó si levantarla o dejarla tal cual:


Si la levanto veré lo que hay en la habitación. ¿Y si la habitación está llena de hombres lobos, fantasmas, brujas malvadas y monstruos verdes?

Pero en aquel momento la oscuridad se pronunció con un gran portazo y el pequeño león decidió que siempre era mejor la luz que seguir entre aquellas terroríficas tinieblas. Así que levantó la persiana y la luz de la luna entró en la habitación. El pequeño león observó su cuarto con la luz plateada que entraba por el cielo: ahí no había nadie


¡Es todo fruto de mi imaginación y de todos esos cuentos de miedo de Halloween!

Y se volvió a la cama. Pero cuando estaba metido en ella dispuesto a volver a dormirse, le entró una nueva preocupación. ¿Y si los monstruos se habían escondido debajo de la cama? ¿O dentro del armario? ¿Y si estaban esperando a que se durmiera para hacerle algo terrible? Y tanto miedo le dio que no pudo evitar dar un grito (tan aterrador, que de haber habido fantasmas en la habitación se habrían ido todos corriendo al cementerio).

Cuando Mamá oyó aquel grito, se levantó a ver qué pasaba. Se encontró al pequeño león tapado hasta la cabeza y muerto de miedo.
 

– ¡Está todo lleno de fantasmas y monstruos!
¿Dónde? Aquí no hay nadie. 
En el armario, debajo de la cama… ¡están escondidos!

Mamá miró debajo de la cama, dentro del armario y ¡hasta entre los libros de la estantería! Allí no había nadie.


Te prometo que escuché un ruido. Estaba a punto de dormirme y me despertó.

Y justo al decir aquello, el sonido que le había asustado volvió a escucharse. Era algo parecido a un revoltijo de tripas moviéndose. El pequeño león se llevó las manos a su estómago y sintió como se movían alteradas.


Me parece – exclamó Mamá divertida – que hemos encontrado tu fantasma.

El pequeño león se dio cuenta de que Mamá tenía razón. Sus tripas moviéndose eran tan aterradoras como el peor de los fantasmas. Había sido todo fruto de la imaginación del pequeño león, muchos cuentos de Halloween y ¡¡demasiados caramelos!!

Libros de ayer y de hoy: La casa embrujada

 

Por Raquel Blázquez

Llegan las fechas de esta moda de Halloween y a mí me da por recordar mi niñez. Antes estos días de los muertos o las brujas no se celebraban, era una fiesta puramente americana. Y, hoy, aunque el truco o trato en España aún no se estila, muchas son las madres que se tiran de los pelos dando las últimas puntadas a unos disfraces terroríficos. A mí, en estos días, me da por volver a la infancia y recordar aquellos libros que hablaban de brujas y vampiros y que durante una época me tuvieron fascinada.

Pero hay un libro que sobresale por encima del resto. No sé en qué momento llegó a casa, pero cuando entró fue para quedarse. Hablo de “La casa embrujada” de Jan Piénkowski cuya primera edición se hico en 1979, un libro pop up realmente delicioso. Cada una de sus páginas nos llevaba a las estancias de una mansión que escondía secretos, ruidos, miradas amenazadoras y sorpresas fantasmagóricas. Un libro para descubrir, para tocar, para sentir que ha pasado a la historia, convirtiéndose en un clásico entre los libros pop up. En mi casa tiene un hueco privilegiado en sus estanterías, machacado por los años, pero imperturbable. Ha pasado por mis manos, las de mis
hermanas y, ahora, mi madre se lo enseña a sus sobrinos, que disfrutan admirados de cada una de sus páginas, como yo lo hice en su día, como si los años no pasaran por él.

Es una lástima que Montena, la editorial que lo publicó, tenga esta obra de arte descatalogada. Buscando por internet aún se encuentra alguna versión a la venta, en algunas páginas por precios desorbitantes.

Si se encuentra en alguna de vuestras estanterías guardadlo como un tesoro, porque es un libro que no debe morir, que todo niño debería poder disfrutar.

Un clásico para estos días de monstruos y brujas.

La madeja de lana azul

Texto de María Bautista

Ilustración de Raquel Blázquez

La pequeña Mariló caminaba de la mano de su madre por el mercado de antigüedades de la ciudad. Por fin hacía frío y Mamá buscaba un viejo reloj de pared como el que había en su casa cuando era niña. Mariló llevaba en una mano su pequeño paraguas y con la otra agarraba con fuerza a Mamá con miedo a perderse en aquellos pasillos llenos de cachivaches.

Y es que a Mariló, el mercado de antigüedades le daba miedo, con todos aquellos extraños objetos viejos, cargados de polvo y de recuerdos:

1. Los relojes de cuco, con aquellos inquietantes pájaros que despertaban a cada hora.
2. Las muñecas de porcelana, con los ojos vidriosos y la tez tan fría como la de un muerto(o así pensaba Mariló que debían tener los muertos la piel, ya que ver, no había visto jamás con ninguno).
3. Los cabeceros de la cama con figuras femeninas de peinados extraños-
4. Las mesillas con olor a madera seca y cajones donde nadie sabía lo que uno podía encontrar.

Pero de repente, algo entre todos aquellos puestos de antigüedades le llamó la atención. Se trataba de un tenderete lleno de vivos colores.

– ¿Qué es esto? – preguntó Mariló a una vieja muy arrugada que tejía con dos agujas enormes.
– Son bufandas, bufandas de colores. ¿No te parece que este mercadillo es muy gris?

Mariló afirmó mientras sentía como Mamá tiraba de su mano para alejarla de allí. La vieja arrugada siguió hablando con su voz suave

– ¿No quieres probarte una?

Mariló, entusiasmada comenzó a rebuscar entre aquellas estupendas bufandas de colores brillantes.

– ¡Esta!
– El azul también es mi color favorito – exclamó la vieja. – Pruébatela a ver cómo te queda…

Mariló se enrolló aquella bufanda azul alrededor de su cuello y entonces sintió un leve mareo. Cerró los ojos intentando no caerse y cuando los abrió, la plaza donde estaba instalado el mercado de antigüedades estaba totalmente vacía.

– ¿Dónde está Mamá? ¿Y la señora de las bufandas? ¿Dónde está todo el mundo?

Mariló corrió asustada y tomó la primera calle que encontró. ¿Era su imaginación o aquellas casas parecían monstruos con enormes puertas-bocas que querían devorarla? Alzó su paraguas como si se tratara de una espada y trató de protegerse de aquellas casas-monstruo.

– Atrás, atrás, no os acerquéis, dejadme en paz.

Pero las puertas-bocas de aquellas casas se fueron haciendo más y más grandes, hasta que un portazo-mordisco la metió dentro de una de esas casas.

Mariló intentó buscar ventanas-ojos por los que escaparse pero pronto se dio cuenta de que no podía andar, algo la empujaba por detrás: la bufanda azul que le había dado la vieja se había quedado enganchado en el picaporte-lengua.

– ¡Maldita bufanda! Tú tienes la culpa…

Así que tiró y tiró de ella hasta que la bufanda azul se fue deshilachando, enredada en el picaporte-lengua de aquella horrible casa-monstruo. Cuando Mariló estaba a punto de convertir la bufanda en una simple madeja de lana sin forma alguna, un sonido estridente la sorprendió.

– ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Cliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiing!!!!!!!!!!!!

La puerta- boca se abrió de repente y justo al otro lado, Mariló vio a dos niños de su edad vestidos de fantasma:

– ¡Feliz Halloween! ¿Nos das caramelos?

Mariló miró a su alrededor y descubrió que la casa-monstruo había desaparecido y que en su lugar se encontraba el confortable salón de su casa. ¿Lo habría soñado todo?

Entonces vio una madeja de lana azul tirada sobre el suelo.

Definitivamente, en Halloween hasta lo más raro, podía convertirse en real…

Navegamos rumbo… Irlanda

Texto por Rebeca Amado
Ilustración de  Raquel Blázquez

Cada año cuando se acercaba la fiesta de Halloween, la vieja Anne releía los antiguos relatos celtas que narraban el origen y significado de aquella fiesta.

Anne había dejado Irlanda hacía ya más de treinta años, pero sentía respeto y admiración por sus antepasados celtas y disfrutaba rememorando sus aventuras y estudiando su historia. De esta manera, pensaba, nunca olvidaría sus orígenes. Precisamente por esta razón se negaba a participar en la frívola celebración en la que Halloween se había convertido.
Hasta que un buen año, cansada de ser la vieja tacaña del chalet, decidió buscar la manera de participar sin olvidar; y después de mucho pensar dio con la solución.
–¡Este año lograré que los niños del vecindario conozcan la verdadera historia de esta fiesta!- se dijo.
Semanas más tarde llegó la gran noche y todos los niños del barrio saltaron a la calle a la caza de dulces, sin embargo, una luz anaranjada los atrajo como moscas a la miel desviándolos de su camino. La luz provenía de la casa de Anne.
Una calabaza gigantesca y hueca invadía el jardín y una figura monstruosa los invitaba a entrar en aquella enorme hortaliza. Cuando el último niño entró, la puerta se cerró de un portazo y todo se quedó en penumbra, y en medio de un silencio aterrador la figura monstruosa, que no era otra que Anne, comenzó a narrar la Leyenda de Stingy Jack”
Hace más de doscientos años en tierras irlandesas vivió un granjero malhumorado y borracho que maldecía, engañaba y mentía a todos sus vecinos en cuanto tenía ocasión. Su egoísmo y su maldad le causó muchas enemistades, además de una terrible reputación. Todo aquel que se cruzaba en su camino se aventuraba a afirmar que su maldad rivalizaría con el mismo Satanás.
El Diablo, a quien llegó el rumor de tan negra alma, acudió a comprobar si efectivamente aquel simple granjero podría ser su rival. Disfrazado como un hombre normal, acudió al pueblo del malvado granjero Jack y se puso a beber con él durante horas. 
Cuando El Diablo comprobó que efectivamente Jack era un hombre muy malvado le reveló su identidad, comunicándole además que había ido a llevárselo para que pagase por sus pecados. Como última voluntad, Jack suplicó a Lucifer que le permitiera beber una última copa junto a  él. El Diablo se lo concedió, pero al ir a pagar ninguno de los dos tenía dinero, así que Jack retó a Lucifer a convertirse en una moneda para pagar la ronda y demostrar sus poderes. Satanás lo hizo, pero en lugar de pagar con la moneda, Jack la metió en su bolsillo, donde llevaba un crucifijo de plata. Incapaz de salir de allí el Diablo ordenó al granjero que le dejara libre, pero Jack no lo haría a menos que prometiera volver al infierno para no molestarle durante un año.
Al año, el Diablo apareció de nuevo en casa del granjero para llevárselo al inframundo pero de nuevo Jack pidió un último deseo, en este caso que el Diablo cogiera una manzana situada en lo alto de un árbol para así tener su última comida antes de su tormento. Cuando Lucifer trepó al  árbol para concederle su deseo, Jack talló una cruz en su tronco para que no pudiera escapar dejando al Diablo en desventaja por segunda vez. En esta ocasión Jack le pidió que se olvidara de él durante diez años y que nunca pudiera reclamar su alma para el inframundo. Satanás accedió y Jack se vio libre de su amenaza.
Sin embrago, el destino quiso que Jack muriera antes de esos diez años y cuando se preparaba para ir al cielo fue detenido en las puertas de San Pedro, ya que debido a todas las maldades que había hecho en vida, allí no había sitio para él, y debía ir al infierno. Pero tal y como recordaréis debido al trato que había realizado con el Diablo también debía ser expulsado del inframundo, por lo que el malvado y tacaño Jack fue condenado a deambular por los caminos con una calabaza hueca y un carbón ardiendo en su interior como única luz que guiara su eterno vagar entre los reinos del bien y del mal. Con el paso del tiempo, Jack el Tacaño fue conocido como Jack el de la Linterna.
Y esta es la razón por la que cada 31 de octubre decoráis vuestras casas con calabazas horrendas que intentan evitar que el temible Jack llame a vuestras puertas para ofreceros un “Truco o Trato”, tal como hizo con el mismo Diablo.
Sabías…¿Cuál es el nombre original que daban los celtas a esta fiesta? ¿Por qué esta noche y no otra para celebrar Halloween?¿Qué otras tradiciones acompañan a la noche de todos los Santos?